jueves, 23 de octubre de 2008

Trabajamos en otro pais

A FRANCIA


Ahora que se habla tanto de ir a vendimiar a Francia y a otros lugares, cuando yo ya esto, lo he vivido.

Y es que yo ya desde muy pequeña, ya lo habíamos hecho nosotros, o sea con toda la famili

A Francia:

Era muy pequeñita, tanto que las viñas eran más altas que yo.

Por aquel entonces íbamos todos, mis padres y sus cinco hijos, o sea, nosotros.

Ibamos por la economía, o sea la pasta, pues al ser siete de familia y sólo había dos sueldos, en aquellos momentos no muy altos, los gasto eran muchos y eso que íbamos al colegio del Estado.

Al pricipio los dueños de los viñedos que nos contrataban, nos ponían a dormir en un establo o cobertizo, todos juntos, lo teníamos todo allí, las camas, la cocina, el baño lo recuerdo fuera, que daba miedo ir de noche y sola, que enseguida oscurecía. Recuerdo que no estaba muy mal la vivienda, había de todo en ella, las cosas básicas, recuerdo una alacena, para guardar las conservas y algunas cosillas más.

No sé si cuatro o cinco años después tuvimos nuestra propia casa cercana o sea delante de los patrones, (que era como se llamaban antes a los que nos contrataban).

Yo al principio me quedaba cerca de mi mami y si no con el patrón o en el camión, que siempre todos venían a él cuando llenaban las cestas, tendría de tres a cuatro añitos, vamos una mocosa.

A veces todos se ponían a cantar y era muy divertido escuchalos y yo cantaba con ellos.

Recuerdo por la noche que al salir de la vivienda, un montón de volando a nuestro alrededor, vamos una pasada, hasta nos daba miedo ir al baño, por si nos atacaban, porque se chocaban con las luces de las calles, el dueño nos dijo que no solían atacar, pero nunca estuvimos seguros de ello, aunque no nos atacaron nunca. Como en la tele no daban nada en Español, siempre teníamos la radio encendida en los canales con música en Español, casi siempre ponían a Peret, Luis Aguilé, Manolo Escobar y cosas así, también daban las radionovelas y a veces poníamos la tele y veíamos dibujos, como Bugs Bunny,el Correcaminos, vamos dibujos que no tenían muchos diálogos por no saber mucho Francés, la que más sabía era mi hermana mayor, no sé si fue mi hermana o no, la que nos consiguió el trabajo en su día o si fue mi madre, siempre ha sido la más decidida, la más emprendedora y por supuesto también mi madre que tiraba de todos nosotros.

Era muy cansado trabajar en las viña a todo sol, que a veces era insoportable, teníamos que parar todos por el calor o se ponía a llover a cántaros y nos teníamos que ir de allí pitando, porque eran chaparrones de esos que te calan hasta los huesos.

Allí había montones de bichos o amimales, desde salamandas, escarabajos peloteros, cienpiés, saltamontes y por supuesto grillos, muy escandalosos, mi padre los cogía con la mano o por una patita y yo sufría al verlo y le decía llorando que lo soltara, animalito, aunque no me gustaran y me daban un poco de miedo, por su aspecto y su escandaloso ruido, me daban pena como los trataba, alguna noche el sonido que hacían era insoportable.

Mi padre hacía muchas bromas y se reía casi de todo, iba a su bola, cantaba sus propias canciones y a vecer hacíamos carreras con él, a ver quién acababa antes nuestra propia fila de viñas, era un poco tacaño, pero era buena persona y se portaba bien con nosotros; mi madre decía que era tacaño porque era gallego yo nunca lo creí, que fuese, por donde había nacido, porque siempre nos han dicho a los catalanes,que somo mucho de la pela o sea tacaños, yo creo que eso va con la persona, se es o no tacaño o por el tiempo que les tocó vivir (la guerra).

Mi madre era la que hacía casi todo, nosotras las chicas, recogíamos la cocina, hacíamos las camas y barríamos todo, a veces hasta hacíamos la compra nosotras y alguna vez con los chicos, allí había un comercio que vendía de todo, hasta chuches, con un franco comprábamos un montón de ellas, vamos cuando no trabajábamos, teníamos mucho tiempo libre y lo pasábamos o haciendo deberes del cole o jugando fuera, que casi no pasaban coches por allí.

La jornada no recuerdo ahora de cuántas horas constaba, pero que a veces comíamos en pleno campo, porque estaba lejos para ir y volver, otras en casa y por la tarde volvíamos a ir, pero después como se hacía de noche, sobre las 19 o las 20 horas de la tarde ya teníamos libre, alguna vez hasta antes si habíamos acabado este terreno o parcela. Tenían muchas, recuerdo que una vez trabajamos de noche, porque corría prisa y se estaba estropeando la uva, por las fuertes lluvias y granizo de ese año, vamos con las luces de la carretera, no a oscuras.

Mi hermana mayor sólo fue unos años de 3 a 4, no estoy segura del todo, que al acabar con los estudios primarios, empezaba a estudiar secretariado y a trabajar, la dos cosas a la vez, empezó a no vemir con nosotros, por el trabajo.

Allí hicimos muchas amigas, las que venían como nosotros a trabajar, alguna de ellas que ya vivían allí e íbamos conociendo al trabajar en aquella zona, alguna francesita que iba enseñándose o aprendiendo a hablar Español, también mis hermanos hicieron amigos allí, tantos años ya se sabe no, ya que estábamos, un mes o mes y medio, creo no recuerdo muy bien, yo creo que fui desde los 3 o 4 año hasta los 10 u 11 años

Tengo muchas anécdotas, de todo tipo desde graciosas hasta peligrosas.

Esta es de las peligrosas:

En las dos viviendas había un montón de bichos a cual más extraño, o sea que yo no había visto hasta esos días, pero el que más miedo me hizo no fueron los murcielagos o las salamandras, o los propios grillos, sino los escorpiones, por allí campaban a sus anchas, vamos como Pedro por su casa.

Llegamos a matar alguno que otro con las zapatillas de estar por casa.

Pero un día que yo estaba en la cama, que dicho queda esto, eran enormes, a veces dormíamos tres de nosotros en una sola cama, eran hechas de paja, o sea rellenas de paja o heno, eran muy blanditas y olían a frescor, después ya no.

Bueno a lo que íbamos, que me voy por los cerros de Ubeda, pues yo en el piso de arriba en la cama como un tronco, mi familia por ahí desperdigados, mi madre abajo recogiendo todo, de repente alguien chilla y me despierta sobresaltada, por mi profundo sueño, me espanto, mi hermana y uno de mis hermanos, me dicen que no me moviese, yo espantada por el susto y por lo que me decían, uno de ellos dijo, despacito levántate, yo lo hice, aunque con un miedo del quince, cuando ya estoy en el suelo, me hace retirarme de allí, miro en la cama y apunto de picarme un ESCORPION más grande que mi mano, estuvo a puntito de picarme y no sabéis lo que duele eso, porque una vez a mi hermana, con sus pinzas delanteras le pellizcó el dedo gordo del pie, además hubiera tenido que ir al Hospital a que me sacaran el VENENO, un susto grande grande, je je.

Que me olvidaba, después de recoger las uvas de las viñas, no sé si ese día o el siguiente, nos dedicábamos a ponerla en una cuba o tonel, que tenían especial para eso, nos poníamos a pisar las uvas y no creáis que sólo se ponen los granitos, se ponen los racimos enteros, pisábamos y volvían a poner más, hasta que salía el vino y terminaban de poner todas, nos lo pasábamos genial, riéndonos y peleándonos encima de ellas, a veces nos poníamos todos y otras nos turnábamos, porque era muy cansado, pero aún así nos moríamos de la risa al hacerlo, al salir de allí teníamos los pies rojos, después cerraban la cuba con su tapa y con en torniquete o torno, para apretarla hasta que saliera hasta la última gota, se dejaba toda la noche prensado del todo, en los pies nos quedaban restos de uvas y de semillas, nos teníamos que ir a lavarnos a nuestra casa o con una palangana para limpiarnos, como éramos muchos y mientras unos se bañaban los otros sólo se limpiaban los pies en el barreño, para ir más rápido. Aunque era muy cansado, estábamos deseando hacerlo de nuevo, porque nos divertíamos mucho.

Fuimos unos cuantos años seguidos, unos sí 6 o 7 años, nada más os digo que el sr.Jeannt (o sea Juan) que es así con se llamaba, aunque nosotros le llamábamos Juanito, cariñosamente, fue un amigo desde entonces hasta unos años más, que aunque ya no íbamos a vendimiar, nos escrivía postales y también felicitaciones de Navidad, saludándonos y recordándonos por tantos años pasados allí; no fuimos más, porque ya nos hacíamos mayores, primero dejó de ir mi hermana mayor y después ya iba a ser la siguiente de las hermanas, mi madre decidió que sus hijas se iban quedando en España y no podía dejarlas allí y por otra parte, ya no teníamos tantos gastos y ya éramos mayores y no queríamos ya ir, por los amigos y también por el colegio, que sólo nos llevamos de cuatro, tres y dos años de edad entre cada uno de nosotros.

Si recuerdo alguna historia o anécdota os la iré contando.





La 1ª la que falta es Mami, la 2ª mi hermana mayor no estaba y la puerta a la derecha es la primera vivienda y detras vician los dueños, la 3ª mi segunda hermana. La chiquitaja soy yo y la del bocata tambien, a y la puerta de la izquierda es la segunda vivienda,ji ji.



Estas son casi las ultimas que hicimos, la 1ª yo haciendo deberes, la siguiente nuestra cocina y mi Mami en la esquinilla, fijaros en la mini nevera que teniamos, je je. Y la ultima es una de las camas donde dormiamos.


Y por ultimo, esta felicitacción de nuestro patronsito, si sabes un poquito de france y la podeis leer, porque yo ya, ni me acuerdo, ni entiendo la letra.


Que os gusten?


10 comentarios:

Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bertha dijo...

Si Sonia, que recuerdo del pasado, que bien nos lo pasabamos, aun que ivamos a trabajar, tambin disfrutabamos de lo lindo alli y las esperiencias que vivimos, esas ya no se olvidad.

Para mi tan bien la del tractor es la que mas me gusta y es la que mas recuerdo, fijata si me gustaba que se la quite de algun de mi madre para ponerla en el mia y aun vivia mi mami,je je.

Es bueno tener recuerdos, buenos y malos, para recordarlos, deseamos recordar solo los buenos, por creo yo que no pasa nada recordad un poco los malos, en menor medida, pero tan bien es bueno, jo como me he enrollado;)

Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chema dijo...

berta, me ha encantado este post. iba a decir un poco lo que ha dicho sonia: estuvisteis trabajando en unas condiciones muy duras, y aun así lo pasabais bien y os reíais. eso es muy aleccionador. la sonrisa nunca hay que perderla.

además, es una experiencia muy buena para un niño conocer otro país, con una lengua y una cultura diferente, tan temprano. yo fui por primera vez al extranjero (a francia, en concreto) con 9 años, que ya está bien, pero tú me ganas!, jajaja

me gustan mucho todas las fotos, sobre todo la foto en la que estás cogida de la mano con tu hermana y comiendo un bocadillo, sales muy graciosa ahí. ;)

oye, tuviste suerte de que no te picara el escorpión, eso no es ninguna broma! :O

CGR dijo...

Te digo lo de todos, un trabajo muy duro pero ahora te quedan unas experiencias únicas de auqellas vendimias. Muy bonitas las fotos.

Susana dijo...

Me ha encantado leer tu post y de primera mano la experiencia que muchos españoles de tu época vivieron, de tener que ir a trabajar a Francia.
Es precioso que lo recuerdes con tano cariño aunque yo me quedo asombrada de cómo han cambiado los tiempos (afortunadamente para mejor) porque eso de hacer trabajar a un niño... aunque claro, era lo que había, y como tu dices había que sacar a la familia adelante.

Ana dijo...

Bertha, me sumo a lo que dicen los demás, y estoy de acuerdo en que este post es precioso y las fotos igual. Sin duda vivisteis unos años duros pero felices que es lo que importa!. Un beso y felicidades por este post.

Bertha dijo...

Gracias a todo por vuestros cometarios.

Chema me lo pase muy bien, recuerdo aquellos años muy felices y recuerdo que se me quedo mucho esa idioma de cuando ivamos alli, pero pasan los años y si no se habla se olvida, en el cole me felicitaba por saber tanto Frances, se me dava muy bien.
Lo de la foto me acuerdo aun,je je.

Susana eran otros tiempo, pero fueronlos que nos toco vivir, aun que dentro de todo lo pasamos muy bien.

Bertha dijo...

Sobre las fotos, habia alguna mas del baño y de alguna otra havitacón mas, pero no se ven demasiado bien, estan un poquito borosas y por eso no las he puesto, por lo demas las pues con mis mas humildes recuerdos.