lunes, 8 de septiembre de 2008

Recuerdos de ayer y de hoy

RECUERDOS -I

En el colegio tenía dos amigas, una muy lista pero con gafas, un tanto feúcha, y la otra rubia pero bastante mona. Vivíamos todas cerca, nos íbamos a pasear por el barrio, hacer los deberes en casa de alguna de nosotras, éramos muy jovencitas y nuestros padres no dejaban que nos fuésemos fuera del barrio, en el que no había demasiados sitios a dónde ir, o sea que no mucho más, otra amiga más del cole y del barrio, pero no tan amiga como las otras.

Cuando acabamos 8º de E. G. B. aunque nos veíamos ya no era igual. Hice algún que otro amigo en la portería donde trabajaba mi madre, un chico de mi misma edad y su hermano pequeño, fuimos amigos durante un tiempo.

Gracias a mi hermana, que fue novia del hermano del que ahora es mi marido, conocí a toda su familia y me hice amiga de su hermana pequeña y nos contábamos todo tipo de confidencias, hasta me quedé a dormir en su casa alguna vez, son siete hermanos.

Allí conocí a la amiga que creí que sería mi amiga para siempre, y a toda su familia, tenía una hermana más o menos de nuestra edad, casi siempre salíamos juntas a todas partes, a la playa, al cine, a la disco, a los conciertos de Montjuic, al Tibidabo , (estos dos son parques de atracciones)Recuerdo un concierto de los Pecos (dos cantantes muy conocidos de la época). Sucedió que aquí murió una chica y nosotras estábamos allí y no nos enteramos hasta el día siguiente cuando lo dijeron en las noticias de la tele, después de eso mis padres cuando alguna vez íbamos a tardar mucho me hacían llamarles por teléfono.

Por esa época hacíamos mucha tonterías, y comenzamos a fumar, Ducados, salíamos con su hermano mayor y con uno de los hermanos de mi ahora marido, el hermano de mi amiga se enamoró de mí, pero a mí no me gustaba lo suficiente para ser mi novio, solo amigos.

Después de esto yo me casé, y unos años más tarde ella también, pero nos seguíamos viendo en el bar de uno de mis hermanos. Luego tuve un niño y casi poco después ella tuvo una niña, seguimos muy unidas y hasta decíamos que nuestros hijos se casarían y que seríamos consuegras, y mi amiga después tuvo otro hijo.

Nos dábamos o mandábamos por correo las fotos de nuestros hijos cada Navidad y nos felicitábamos el nuevo año, hasta que yo me fui del barrio a la segunda casa en la que viví con mis padres y aunque todavía nos veíamos, ya no era tan a menudo. Los colegios de los niños, la casa y otra cosas, hacían que nos viésemos cada vez menos, alguna vez nos llamábamos y quedábamos con los niños, pero ya no era igual.

Más adelante mi hermano traspasó el bar y no quiso alquilárselo a una amiga del entorno del mismo, no lo hizo porque tenía cuatro hijos, muchos gastos y pensó en no meterla en ese marrón, y entonces mi amiga, que aunque teniendo dos hijos la vida le iba bien con el trabajo del marido, se lo alquiló, se quedaría ella en el bar, y yo creo que allí empezaron los problemas conyugales, él era muy celoso. Me contó que le pegaba y la insultaba, yo le decía que lo denunciase, y vino un día con un ojo morado. Le denunció, depués se separaron, pero ella no me lo contó, sino otra persona, que ella contaba con quedarse con el bar, le chantajeó con la custodia de los niños, estuvo de acuerdo con darle el bar si él se quedaba con los niños y así lo hicieron. ¿Vosotros creéis que un bar vale más que tus propios hijos? Después le fue mal el negocio y lo tuvo que dejar, ¿valió la pena? Creo que no.

Dejó un descubierto o deuda que mi hermano la tuvo que denunciar porque quería que lo pagara él y no había derecho, cada uno paga sus deudas y mi hermano lo dejó todo resuelto y sin ninguna deuda, tardó mucho para cobrarlo porque ya estaban separados y el marido no quería pagar nada.

Más tarde me enteré que tuvo algunos trabajos de todo tipo que no le duraban, y hasta estuvo por mi barrio en un supermercado. Un día nos vimos y hablamos, mi madre no quería que la viese porque me podría liar contando su versión, y así fue.

Un día, en la puerta de nuestra casa, nos pusieron una nota, insultando a los del interior, no supimos quién fue, pero mi madre y yo dimos por hecho que había sido ella, ya no la volvimos a ver más.

Su hermana pequeña se casó y se fue a vivir cerca de aquí y me fue contando de su vida, que ni los niños la querían ver, ni ella a los niños. Cuando le tocaban los niños a ella los tenía su madre, y una vez su madre se puso enferma y entró en coma, y no fue a verla al hospital, cuando salió fui a verla y no estaba muy bien, después me contó otras cosas, pero ya no me interesaba nada de esta persona.

Este es el fin de una amistad que parecía ser para siempre.

4 comentarios:

Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bertha dijo...

Sonia ere la mejor,jiji
Me encanta tu humor tu y yo conjeniariamos y seriamos una amigisimas amigas.
y estoy contigo las amiga no son solo para divertirse,para lo bueno y por supuesto para cuando hay problemas o sinplemente para hablar y desahogarse.
Los Pecos se nos hubieras visto en aquellos años,que locas,parecido a las que hay ahora,"hahaha,guapo,quitate algo,y chillando como locas,jaja.

Sonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.